GAZETA HBBL #1


JORNADA 1 - CABRAS DEL CONGRESO vs AGRAVIAOS

Algo en el ambiente era especial esa tarde, quizá la emoción contenida, quizá las gradas llenándose de un público sediento de espectáculo. El olor de la comida preparada en el estadio se esparcía por las gradas esa la tarde soleada que daba comienzo a la primera jornada de la nueva temporada de Blood Bowl.


El equipo de enanos bebía cerveza mientras miraba a las cabras con desdén. Éstas olisqueaban el césped, miraban hacia arriba, intentando que el entusiasmo de los asistentes inundara sus ojos adrenalina, tensara sus músculos y preparara sus pezuñas para lo que debía acontecer. Los seguidores de Cabras del Congreso se fijaron cómo el entrenador llamaba, para mantener una charla privada, a dos de los jugadores: Sánchez, el minotauro que viene de hacer una pretemporada un poco desastrosa, pues dijo que había seguido unos entrenamientos intensivos y sí, quizá estos fueron intensivos, pero en el bar, con los amigotes... Y, Ayuso, una guerrera del caos imponente que no se corta un pelo en soltar de todo por la boca cuando tiene la más mínima oportunidad.


Sánchez abandonó la reunión con la mirada perdida pero Ayuso no, resoplaba, se podía percibir la ira que había en su interior pues todos sus compañeros guardaron silencio mientras ésta se dirigía al centro del campo, chocando sus manos contra la coraza.


El partido comenzó de la única forma que podía empezar, con leña, mucha leña, muchos jugadores en el suelo y mucha sangre regando el césped. El público lo pasaba en grande, el centro del campo estaba dominado por los enanos pero las cabras no duraron ni un instante en coger las bandas y rodear a la piña de enanos que se esforzaba por mantener el control del partido y, ahí fue, ahí fue, señores y señoras, cuando Ayuso sacó todo lo que tenía dentro y tomó las riendas del partido, parecía que ella sola llevaba a todo el equipo.. Empezó a realizar placajes a todos los rivales con los que se encontraba helando la sangre de los enanos y, las fatídicas consecuencias de su inquina no se hizo esperar pues lesionó de gravedad a uno de los enanos justo antes de marcar el primer tanto de la liga para Cabras del Congreso.

En la línea de touchdown hacía grandes aspavientos, gritaba no se sabía muy bien qué y el público no adivinaba a comprender si todos aquellos ademanes eran de rabia o estaba intentando motivar aún más a sus compañeros de equipo. Todos se miraban ojipláticos y volvían, una y otra vez, la vista hacia Ayuso para mirarla entre emocionados y sorprendidos. Al ponerse, de nuevo, en juego la pelota, ella se esforzó por controlar a todos los enanos que intentaran emprender cualquier tipo de aventuras y, de nuevo, la fatalidad no tardó mucho en aparecer, no podía ser de otro modo ante tal demostración de la fuerza del caos. De un brutal puñetazo, mandó al suelo a Hersalug, el gran defensa enano, que cayó a plomo en el terreno de juego, quedó con la cabeza hundida en la hierba y una brecha enorme de la que brotaba abundante sangre. Pasaron unos minutos... Todo el conjunto de seguidores de Agraviaos contuvieron la respiración, los de Cabras del Congreso miraban expectantes con una media sonrisa dibujada en sus rostros. Cuando el árbitro hizo sonar su silbato certificando la muerte del defensa enano, todos los fans de Cabras del Congreso saltaron de sus asientos y gritaron coreando el nombre de 'Ayuuuuuuuso, Ayuuuuuuuso'. Habían encontrado, en el primer partido, ya a alguien a quien admirar e idolatrar.


Finalmente, las cabras ganaron el partido por dos tantos a cero pero quizá, lo más importante, para ellas, no es tanto haber empezado con buen pie la liga sino haber descubierto en Ayuso a una potencial estrella, a uno de esos jugadores que, por su fuerza, por su rabia y su entrega pueden desequilibrar un partido a su favor. Muchos minutos después de la finalización del partido aún se escuchaban los coros de 'Ayuuuuuso, Ayuuuuuuso...' en los alrededores del estadio.


Redactor: Miguelo


HABEMUS LUDUM

BLOG

Entradas recientes